En la calle

Nunca antes me había pasado que me pararan por la calle para decirme que han leído Inmunodificiencia sentimental y que le encantó, que se lo leyó en una tarde porque no podía parar de leer. Esto me hace muy feliz, aunque esta lectora no comprara el libro (lo pidió en préstamo de la biblioteca).